Primera noche de final. Noche fría pero con un cielo estrellado y una luna majestuosa que nos vigilaba y alumbraba mientras en la Próspero Molina desfilaban los nuevos valores en el escenario mayor.

Noche de emociones compartidas, de miradas nerviosas, ansiosas. La última instancia del Certamen les da la oportunidad de demostrar que merecen un lugar en el Festival Mayor y ellos están listos y seguros para desplegar su talento en el escenario.

La adrenalina que se vive en el detrás de escena en esta instancia del certamen, es única e irrepetible. En los rostros de cada uno de ellos, mientras afinan sus instrumentos, se alientan con sus compañeros de baile o repasan el zapateo, se ven infinidad de imágenes de momentos reflejados, todo el camino recorrido hasta llegar a este lugar, el lugar que siempre soñaron y por el que sacrificaron muchas cosas.

El momento de deliberar llegó con una sorpresa, el jurado en danza decidió que debía haber desempate en los rubros Malambo Individual y Pareja de Baile tradicional.

Cuatro malambistas se plantaron en el escenario y se desafiaron a un contrapunto que hizo que aumentara el fervor en el público presente y nos olvidáramos un rato de la noche fría y el rocío que a esa hora humedecía las butacas. Luego vino el desempate de cuatro parejas de baile tradicional con su gente fiel, que no se movió del lugar hasta que los locutores, Nathalie Allende y Pablo Bauhoffer, recibieron el “Si” del jurado, que satisfecho, dio por finalizada la jornada.

Esta noche tendremos la última noche de final, la última noche de Pre Cosquín, esta noche se coronan los sueños. Al culminar la jornada conoceremos a los ganadores del Certamen para nuevos valores Pre Cosquin, el más importante de nuestro país, el que ofrece una oportunidad única a quienes deciden participar: un lugar en el escenario Atahualpa Yupanqui, un lugar en la fiesta más grande del país, en el Festival Nacional de Folklore de Cosquín.

Foto Dani