La plaza de Cosquín se convierte en un corsódromo para festejar el carnaval

El viernes y el sábado, la Próspero Molina se volverá un corsódromo para convidar modos argentinos de la celebración. Se levantaron cuatro mil butacas para hacerlo posible. La entrada será libre y gratuita.

Con su universo apuntando en otra dirección, la plaza Próspero Molina de Cosquín será este viernes y sábado ya no sólo un recinto que mira al escenario del folklore, sino el continente de una nueva reunión festiva, marcada por el tradicional ánimo de celebración que trae cada febrero.

Sucederá entonces la primera edición del “Cosquín de carnavales”, que se abre para vivir una nueva sensación en el corazón del folklore.

Convertida en un corsódromo, la plaza albergará dos noches de alegría puesta en escena, en las que se reunirán distintas maneras regionales argentinas de vivir el carnaval. Y la entrada será libre y gratuita para todo el público.

“Se trata de vivir el primer carnaval folklórico en Cosquín. Esto es, compartir y dar visibilidad a las diversas expresiones que tienen las fiestas de carnaval en las distintas regiones de nuestro país”, apunta Cristian Brossard, integrante de la Comisión Municipal de Folklore que también lleva adelante este proyecto.

La idea, entonces, es reunir  el color del carnaval de Jujuy con sus diablos y ritmos tradicionales, la fuerza de Bolivia a través de sus caporales, tinkus y morenadas, Comparsas del litoral, murgas del río de la plata y la mágica fiesta de la chaya riojana a pura harina y albahaca.

Para esta edición inaugural ya están confirmadas, entre otras, la participación de Pachi Herrera, por Jujuy; Mariano Luque y Flor Castro, por La Rioja; la murga Ojo al piojo, de Rosario, así como a través del Consulado de Bolivia en Córdoba llegará una delegación para presentar cuadros de caporales, tinkus, morenadas. Habrá además otras bandas musicales.

Tanto el viernes como el sábado, la actividad comenzará a partir de las 20 con un desfile por las calles a modo de invitación al corsódromo montado en la plaza del folklore, y la entrada para el público será libre y gratuita.

Para el viernes, la convocatoria anunció las representaciones de los carnavales del litoral y los rioplatenses. Mientras tanto, el sábado, será el turno de la chaya y los carnavales del norte.

Cada una de las jornadas culminara con espectáculos musicales en vivo abriendo el corsódromo a un gran campo de baile para festejar la hermandad de nuestras diferentes expresiones culturales.

Corsódromo de 150 metros

El corsódromo, especialmente montado para la ocasión, es un espacio escénico de 150 metros de largo, para que el espectáculo circule por allí frente a las tribunas que rodean la plaza. Es decir, el carnaval sucederá del otro lado del escenario Atahualpa Yupanqui, que esta vez será un mudo observador.

Aunque, claro, habrá otro escenario ubicado en la mitad de la plaza, con sonido e iluminación para la presentación de los números musicales. Se han retirado aproximadamente cuatro mil butacas de la plaza para hacer posible este espacio.

Y allí, frente a las tribunas, se  creará una calle iluminada de 12 metros de ancho que servirá no sólo para desfilar sino también como un gran escenario donde se realizaran a cabo las distintas actividades.

“La disposición de las tribunas apuntala una excelente y cómoda visualización de todo el espectáculo”, sostiene Brossard.

La capacidad será de aproximadamente tres mil espectadores. Habrá también un servicio de gastronomía dentro del predio, como así también espacios para comer sentados, ubicados a la orilla del circuito de desfile.

Las calles aledañas serán peatonales para permitir la fiesta carnavalera, la mezcla de tonadas, de harina y talco, espuma y albahaca, serpentina y papel picado.