Crónica de la novena luna

En el aire ya se sentía la nostalgia de quien anhela un milagro por suceder cada noche, las butacas de la Plaza Próspero Molina se fueron llenando para esta luna final del 57° Festival Nacional de Folklore que dejaría en las almas el recuerdo de grandes encuentros.

Cosquín es folklore, y en sus calles se vivió desde tempranas horas la despedida que ya no tardará un año, sino que es un “hasta luego” porque como bien se ha planteado ya por el 2016 el objetivo es que esta Capital Nacional de Folklore tenga propuestas todo el año. Y así es como lo volvió a anunciar el Intendente Municipal Gabriel Musso con la continuidad del Programa En Cosquín el Folklore todo el año.

Los acordes de la plaza comenzaron a sonar cuando aún se escuchaba el campanear de la Iglesia Nuestra Señora del Rosario y los fuegos artificiales parecían no querer dejar este cielo estrellado.

Fue el ballet Camin el encargado de la última apertura con el Himno a Cosquín, que esta noche contaría con la presencia de su compositora Zulema Alcayaga.

Víctor Heredia fue el primero en emocionar con parte de su historia musical que celebraba 50 años de su consagración en Cosquín, acompañado para deleite de todos los presentes del gran León Gieco. Siempre es poco el tiempo en escena de estos grandes de nuestro cancionero popular, pero la noche tendría grandes sorpresas por llegar.

Momento más distendido lo brindaron Rony Vargas y Doña Jovita que hicieron reír a la plaza entera con sus ocurrencias, desde los velorios hasta el internet; sin dejar afuera su mensaje de compromiso para con el bosque nativo.

Ángela Irene subiría al Atahualpa Yupanqui para festejar sus 40 años con la música con sus grandes clásicos que se llevaría los aplausos de toda la platea.

El Ballet Camin daría paso a la danza con el tradicional Pericón Nacional y el Malambo en un cuadro impecable y lleno de color, con sabor a despedida de los bailarines que cada año llegan para integrar este cuerpo de baile para las nueve lunas.

Las Postales de la Provincia de San Luis dirían presente en esta noche final, trayendo aires regionales a este encuentro de la convergencia nacional.

Con 30 años de trayectoria Los Nocheros traerían sus clásicos de siempre y nuevos temas, compartiendo en esta oportunidad el escenario con Axel que los acompañó con el tema “Gracias, los siento, te amo”. No faltaría la oportunidad para recordar a Horacio Guarany con “Canción de adiós” y “Boca roja”.

Ya se acercaba el final, y subieron a escena Joselo Shuap y Lucas Segovia para deleitar al público ansioso a la espera del ritmo santigueño.

Y para dar el cierre a estas maravillosas nueve lunas coscoínas, Peteco Carabajal que haría escuchar su voz en toda la ciudad con su violín cargado de chacareras y el coro de toda la Próspero Molina. Excelente show que se llevaría el aplauso de pie para un grande y sus hijos que comparten su legado musical.

Así daría por finalizada esta 57 edición del Festival Mayor de América, pero en Cosquín la llama queda encendida para el encuentro en cualquier momento del año con amigos alrededor de una mesa, vino, empanadas, música y baile…

Reviví la novena luna del Festival Cosquín 2017

Foto Dani
Por Mariel Arriaga

Nos acompañan estas Instituciones

Estas empresas hacen posible la realización del Festival